Mallorca. Valldemosa.

24 jun. 2015



El día 9 de junio fue mi cumple, y para celebrarlo me autoregalé un viaje para empezar el nuevo año de la mejor forma posible. Ahora que ya conozco la experiencia de viajar sola, no me cuesta coger la maleta y marcharme aunque ninguna de mis amigas estén disponibles. La vida es para vivirla y no hay excusas que valgan para no disfrutarla a tope.

En este viaje, he repetido visita a la isla de Mallorca, que me tiene el alma conquistada porque disfruto mucho paseando por la bonita ciudad de Palma, visitando los pueblecitos de la Sierra de Tramontana, y conociendo alguna de sus playas.





Para esta visita, estuve mirando varios alojamientos donde hospedarme, pero al final decidí quedarme en Palma para poder disfrutar cada día del centro, y por la comodidad de disponer transporte público para todos mis destinos.

Uno de los días que más disfruté fue el que visité Valldemosa y Deià, pero para no hacer un post muy largo, hoy os voy a hablar de la bella Valldemosa.





Valldemosa es un pintoresco pueblo situado en la Sierra de Tramontana, situado en la parte occidental de la isla. Si no tienes medio de trasporte propio,  puedes coger la línea 210 de autobús, en la estación Intermodal, en la Plaza España. En unos 40 minutos, dependiendo del tráfico, estaremos disfrutando del precioso y floreado centro de Valldemosa, de las vistas a la Sierra de Tramuntana, de su ambiente relajado, sus terrazas y tiendas.




Su atracción principal, aunque yo no tuve tiempo de visitarla, es la Cartuja de Valldemosa, cuyo origen se remonta al tiempo del rey Jaume II de Mallorca, considerado Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España. Chopin y su amante, se hospedaron en una de sus celdas, y fue aquí donde compuso sus Preludios Op. 28.

Otro de los lugares más visitados es la casa donde nació Santa Catalina Tomás, religiosa que dedicó gran parte de su vida a la oración, que murió en 1574 y fue canonizada en 1930. El 28 de julio se celebra la Fiesta de la Beata en su honor.





Siempre guardaré un bonito recuerdo de las horas que pasé en este precioso pueblecito, con una leve llovizna acompañando mi paseo, deleitando la vista con sus calles llenas de flores, relajada disfrutando la típica coca de patata acompañada con un chocolate caliente, sintiéndome pequeña rodeada de la inmensidad de la montaña. Un lugar con magia.


7 comentarios:

  1. Antes de nada, feliz cumple!!! :D Espero que hayas disfrutado mucho, la verdad es que el autoregalo no pudo haber sido mejor, como tú dices, está lleno de magia!
    Nosotros estuvimos en Mallorca en el 2011, y nos encantó!! Pero estuvimos poquitos días y sólo estuvimos en Palma y por las playitas.. tenemos que volver!

    un besito!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito parace el pueblo. Yo tengo pendiente ir a Mallorca desde hace un par de años.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. FELICIDADEEEES! :D Vaya autoregalo más precioso, me encantan las fotografías, especialmente las floripondias y la del tranvía (;

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Unas fotos preciosas! Yo fui hace unos años a Palma, y la verdad es que me encantó.
    Feliz cumpleaños, por cierto ^_^
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  5. Que fotos mas maravillosas me han dado paz y tranquilidad!!besos

    ResponderEliminar
  6. qué bien te lo pasas!!! y qué fotos más preciosas te curras, un besazo

    ResponderEliminar
  7. Ya sabes que a mi las Baleares me encantan, así que me parece un pedazo de autoregalo magnífico :)
    Mi hermana estuvo viviendo en Palma varios años de recién casada y yo viví allí un verano entero y me volví enamorada de la isla, de cada una de sus calas del norte, de sus zonas más "guiris" y del centro de Palma! Valldemosa es un pueblo precioso <3
    Un besito y me alegro que disfrutases como mereces!

    ResponderEliminar

♥ Gracias por tu comentario ♥

Que participes en mi blog y te comuniques conmigo llena este espacio de vida