He venido a despedirme.

27 sept. 2018





Hola a todas.

No se cuantas de las personas a las que he seguido y me han seguido seguirán por aquí. Yo llevo más de un año sin escribir, y varios meses en los que ni siquiera leo blogs. No tengo intención de volver a publicar posts, ahora no hay espacio ni energías para seguir ilusionada con este blog, pero creo que después de todas las horas que he dedicado a este pequeño espacio, se merece una despedida.

En mi último post os hablaba sobre el estado de salud de mi madre, y de las buenas noticias que habíamos recibido. Estábamos llenas de ilusión y esperanzas, con ánimos para seguir luchando para superar ese bache en la vida. Pero al final no pudo ser. El cáncer ganó la batalla a mi madre, y hace casi tres meses que falleció.

Como os podréis imaginar, los últimos meses han sido muy duros para mí. La enfermedad se volvió muy dura y difícil de soportar, y perder a mi ser más querido, a mi familia, mi mejor amiga y compañera de vida, ha sido el golpe más duros que he vivido, y posiblemente que viviré en toda mi vida. Pero no todo ha sido malo. Ha sido un camino de autoconomiciento y autosuperación brutales. He crecido, he madurado y he descubierto una fortaleza en mi que ni siquiera sabía que tenía. Ahora tengo realmente claro que es lo importante en la vida, cuales son mis principales valores y que camino quiero seguir mientras me quede aliento para seguir viviendo. Creía que cuando mi madre no estuviera me sentiría perdida, sin embargo, ahora conozco el camino.

Echo muchísimo de menos a mi madre. Era el pilar de mi vida. Ahora me he quedado sola, con un hermano que vive muy lejos pero con unas amigas que me cuidan y me quieren, y las que a partir de ahora son mi familia, la que yo he elegido. Estoy recuperando mis hobbies, estoy leyendo bastante, quiero recuperar mi pasión de la infancia que era el dibujo, y estoy minimizando mis posesiones de una manera significativa, para vivir rodeada solo de cosas que me hacen feliz y me son útiles. Para todo lo demás no tengo espacio en mi vida.

Quería despedirme de todas vosotras. Quizás en un futuro vuelva a pasar ratitos en este espacio leyendo blogs y os deje algún comentario. Quizás algún día sienta la necesidad de volver a bloguear y abra un nuevo espacio, empiece una aventura nueva. No se lo que pasará más adelante, ahora vivo el día a día, y mi único trabajo es adaptarme a esta nueva vida, y crear el mayor número de momentos agradables y felices que puedo.

Ha sido un placer conoceros a todas. Quiero agradecer vuestra amistad y vuestro apoyo en momentos difíciles que he compartido en este blog. Ha sido una experiencia muy bonita que me ha aportado momentos y personas maravillosas. Si queréis seguir en contacto conmigo podéis escribirme al mail disfrutandola30@gmail.com.

Aquí termina este blog.

Un beso y un abrazo.


5 comentarios:

  1. Cada día un poco más de ánimo y cada día un poco más de agradecimiento por haber estado con ella. Muchas gracias por despedirte...o por aparcar el blog un tiempo -yo lo mantengo para estar cerca de vosotras, a un click-
    Hasta siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hay situaciones así, difíciles. Siento mucho lo de tu madre. Es valorable este nuevo descubrimiento que has hecho sobre vos misma, tus fuerzas para seguir, tus amigas que ahí estan por ahí.
    Se respeta la decisión, es una lástima ver como blogueras que una seguía van dejando sus espacios, pero también es comprensible. Creo que es bueno que te despidas, quien sabe si hasta siempre o por un tiempo, pero por lo que vos lo sientas así.
    Te deseo lo mejor, suerte en tus proyectos y en tu vida, que tengas logros de los que enorgullecerte, un montón de situaciones de felicidad, que encuentres y sigas ese camino. Que vuelvan las ilusiones perdidas, y se despierten nuevas pasiones. Te deseo una vida feliz.
    Abrazo blogueril..

    ResponderEliminar
  3. No hay nada que pueda decirte que te sirva en estos momentos. Me encantaría saber de ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cuantísimo lo siento, Cristina. Me imagino que habrá sido un palo tremendo, pero sé que eres fuerte y podrás con esto y con lo que venga (que espero que sólo sean cosas buenas).

    Aunque me da pena que no vuelvas a escribir en el blog, en realidad me alegro un montón por ti. Saber cuál es el camino que quieres seguir es genial y constituye el primer paso para conseguir llegar al lugar en el que realmente quieres estar.

    Te deseo muchísima suerte en todo y te mando un abrazo muuuuy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuantísimo lo siento! qué pena leer esta noticia. Mucho ánimo y mucha fuerza. Al final, el tiempo hace que estas heridas duelan un poquito menos.

    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar

♥ Gracias por tu comentario ♥

Que participes en mi blog y te comuniques conmigo llena este espacio de vida