Mis odios confesables

18 abr. 2015



Esta semana he estado leyendo en algunos blogs este tag gruñón, idea de Wayaiulandia, y me han parecido unos posts bastante divertidos. Y como le estoy cogiendo el gustillo a esto de los tag, hoy me atrevo a  hablaros de algunas cosas que odio... pero sólo los odios confesables.


1. Odio a la gente maleducada. Trabajo de cara al público desde hace años y no soporto a la gente que viene con exigencias, aires de superioridad y prepotencia. Da la sensación de que creen que con esta actitud te vas a amedrentar y van a conseguir todo lo que quieran, pero conmigo no funciona. Lo que realmente me divierte hacer con esta gente es ser super amable  a pesar de que ellos sean bordes. Mantengo mi sonrisa y ni pestañeo frente a su estupidez y os prometo que hay mucha gente que cambia de actitud cuando los tratas así, y se van dando las gracias una y otra vez y con clara culpabilidad en sus caras. Aunque también debo decir que no siempre estoy de humor para tratar con gilipollas,  y esos días me pongo en plan… ¿conmigo esa chulería? Perdona muchacho, me he comido a tres como tu esta mañana para desayunar.

2. Odio que me toquen las uñas. Solo un leve roce me da una grima horrenda. Sólo he ido una vez a que me hagan las uñas y bueno…no fue horrendo del todo, pero tampoco el mayor placer de la vida.

3. Odio que la gente esté quejándose siempre del tiempo. Dejad que me explique: todos comentamos que estamos hartos del frío o del calor, es normal y respetable, me refiero a esas personas con las que tienes la obligación de relacionarte cada día, y que todo los días hacen el mismo comentario... día 1: uuuffff que frío, no?, día 2: uuuufff que frío, no?, día 3: ufffff que frío, no?... LLega el verano... día 1: ostras que calor!!!!, día 2: ostras que calor!!!!, día 3: ostras que calor... Me entendéis, ¿no? Cansino, cansino, una tortura que dura los 365 días del año.

4. Odio a los vecinos ruidosos, que gritan, tiran papeles en la escalera, dan portazos, golpes…  

5. Odio ver polvo en el mueble mientras veo la tele. Me siento en mi sofá dispuesta a ver una serie o una película, y si veo aunque sea una leve motita de polvo, ya no puedo relajarme… Siento como si esa motita, muy osada ella,  me estuviera observando fijamente y me estuviera diciendo... miraaaa, estoy aquíííííí, ¿no te molesto? porque ayer quitaste el polvo y hoy he vuelto a conquistar tu mueble, ¿qué? ¿es buena esa peli? ya que vamos a ver la peli juntas, podrías pasarme unas palomitas... Y claro, es que así no se puede relajar una, con la motita allí, mirándote, hablándote, captando toda tu atención... ¡¡Y no puedo soportarlo!! ¿Voy a consentir que una mota de polvo me esté chuleando? Me levanto, miro a la motita directamente a los ojos y le rocío la cara con el spray quitapolvo, así, sin compasión, porque cuando me retan puedo tener muy mala leche. Cuando la motita está totalmente inmobilizada por el efecto del spray, paso el trapo y vuelvo a sentarme triunfal en mi sofá. Ahora el mundo me parece un lugar mejor… al menos más limpio.

6. Odio la gente que en el cine se pasa toda la película cuchicheando… a ver, si lo que tenéis es ganas de hablar, iros a un bar a tomar un café.

7. Odio a la gente que no te escucha. Quedas con alguien para pasar un rato y ponerte al día, o eso es lo que creías tu. Bueno... tú si que te vas a poner al día de todo lo que le ha pasado a esa persona desde la última vez que os visteis, pero a él/ella no le interesa nada de lo que tu tengas que contar. Toda la conversación gira en torno a él/ella, y cuando tu intentas decir algo o dar tu opinión, inmediatamente giran la conversación para poder seguir hablando. Agotador. Llega la hora de despedirse, y encima te sueltan: me encanta hablar contigo. No, perdona, a ti lo que te encanta es escuchar tu voz. Creo que cuando nos encontramos con este tipo de personas deberíamos tener derecho a cobrarles 60 euros por la sesión de terapia que se acaban de ahorrar.

8. Adoro ir a la playa sobre todas las cosas, pero odio la sequedad de la piel después de un día de sol y mar.

9. Odio los libros llenos de erratas. Os conté en este post el último libro que no terminé por culpa de este motivo. Y suerte que lo había cogido de la biblioteca y me limité a devolverlo y ya está. Pero lo que realmente debería haber hecho es enviar un e-mail a la editorial para hacerles saber mi descontento. Un libro te cuesta entre 17 euros hasta unos 25 euros, y los lectores debemos ser exigentes con los productos que consumimos.

10. Odio que me llamen señora. Recuerdo un día que estaba tumbada en la playa leyendo un libro, mientras un niño de unos cinco años jugaba con una pelota peligrosamente cerca de mí. Así que pasó lo inevitable y el chaval me dio un pelotazo en toda la cara con la maldita pelotita. Dolió, sobretodo porque con el golpe me dejó clavadas las gafas de sol en la cara, e hicieron falta tres voluntarios de la cruz roja para desincrustármelas. Pero lo que más me dolió fue el grito de la señora madre del muchacho: Niiiiñññññoooooooooo, al final le has tenido que dar un pelotoza a la SEÑORA!!!!! Eso sí que dolió. Ahora la gente se refiere a mí como a la SEÑORA que le dieron un pelotazo en la playa. Y eso en los sitios pequeños, nunca se olvida.


¿Y cuáles son vuestros odios confesables?

26 comentarios:

  1. jajajaja!!! Total este tag!
    Me siento identificada con muchos de tus "odios" pero el de las uñas noooo...me encanta :-p
    Y que me llamen señora, a mi??? jajajajaja!!! lo odiooo!!!

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me ha gustado el post! Yo también odio a la gente maleducada, a los vecinos ruidosos, a la gente que cuchichea en el cine, a la gente que no escucha y los libros llenos de erratas. En realidad todas ellas (menos la de los libros) se pueden resumir en una: no soporto a la gente que no muestra educación/respeto/consideración por los demás... ¡me ponen de mal humor!

    ResponderEliminar
  3. A mi desde hace una temporada tambien me llaman señora y eso que tengo 24 años y lo ODIO!!!!!!! y yo tengo a varias personas de esas que no te escuchan pero ellas bien que hablan y lo mas gracioso cuando te dicen gracias por quedar conmigo para hablar y tu diciendo Sólo has hablado tí

    ResponderEliminar
  4. Qué curioso lo de las uñas...!

    Coincido contigo en lo de gente maleducado, en lo de señora (yo?? sniff sniff) y en lo del tiempo... ¿Pero por qué la gente se queda siempre...?

    Feliz día!

    ResponderEliminar
  5. 1, 6 y 9. Coincido. Lo del cine me da una rabia horrorosa.

    ResponderEliminar
  6. Hola^^
    Yo tampoco soporto a los vecinos ruidosos, es horrible que a las dos de la mañana se pongan a mover muebles.
    A mi tampoco me gusta que la gente cuchichee en el cine, entiendo que alguna vez se hable para comentar algo pero todo el rato no.
    un beso!

    ResponderEliminar
  7. Genial post. Yo también odio que me llamen señora y los portazos.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo odio que me toquen la radio del coche, en serio, como alguien toque el volumen y ya no te digo las sintonías, me vuelvo loca!! Mato. Besicos, preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan tus odios... algunos son compartidos y muy "odiados", pero con el que más me he reido ha sido con el de la motita de polvo, después de leerte tranquila y serena frente a los maleducados, sucumbes y sacas todo tu genio frente a una mota de polvo, jejeje

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  10. Coincido en casi todos, el único que cambiaría es cabello por uñas
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar
  11. Jajajjaja genial!!!! Coincidimos en algunas coss....como en lo de las uñas!!!! Y lobdel no escuchar......
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  12. Jajajjaja genial!!!! Coincidimos en algunas coss....como en lo de las uñas!!!! Y lobdel no escuchar......
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  13. Me encanta esta idea ;) Un post muy divertido para empezar la semana!!
    Yo entre varias cosas que comparto contigo (los vecinos, la gente maleducada, las erratas y los que les encanta el sonido de su voz), me quedo con lo de las uñas! Me las he mordido toda la vida y me las dejé de morder un año antes de mi boda... Y claro, no sabía cortármelas con tijeras ni con cortaúñas... ¡y limármelas me da una grima...! Fui una vez a que me las hicieran y casi no dejo a la señora terminar jajaja que horror :O
    A mi me siguen llamando señorita la mayoría de las veces, pero cuando me llaman señora (y sé que no es porque han visto la alianza) me dan ganas de matar a alguien y luego irme directamente a un cirujano plástico jejeje
    Un beso y gracias por este post tan terapéutico y gracioso!

    ResponderEliminar
  14. Compartimos muchos de nuestros odios, vecinos ruidosos, gente maleducada... Con la playa me pasa al revés! No me gusta mucho la playa pero me encanta como se queda la piel después de bañarse en el mar, jajaja

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  15. Ay ay!!! alguna vez he hecho post por el estilo, y hay cosas en las que coincidimos, como los vecinos juasjuas
    la gente maleducada es lo peor, y jolina, cuando estás de cara al público tienes toda la razón, algunos se creen con el derecho de "intentar" pisotearte. Lo de la gente que no escucha lo suscribo totalmente, yo tenía una amiga, y digo tenía porque aunque nos seguimos llevando bien ya no la veo ni por el mapa y a dios gracias, porque para que me soltase sus monólogos chica....vete al psicólogo y págale, como tu bien dices, lo que me revienta es cuando tu empiezas a contar algo y a ella se le ocurre que la ha pasado algo parecido y zaska!! ya tiene tema, no no, fatal. Esa gente no mola.
    Y lo de señora...ay a mi con 39 ya que espero....pero me pasó en Barcelona teniendo yo 26 que un chavalillo de unos 16/17 me llamó señora, me volví y le dije: me ves pinta de señora teniendo como mucho diez años más que tu? ayyyyy le hubiese partido la cara!!!!!!!!!!!! jajajjajajjajaja
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  16. Este tag es perfecto para mi, que me encanta quejarme y lo hago muy poquito :P hahaha.
    Me lo he pasado muy bien leyéndote. También me he identificado en muchas (por no decir todas) de las cosas que dices, sobretodo en la numero 5 hahaha me he sentido aliviada. Creía que tenía una mente obsesa (porque también me mosquea que descoloquen los cojines hahaha) pero ya puedo estar tranquila haha :) Un besito y feliz lunes guapa!

    ResponderEliminar
  17. Yo también odio que me llamen señora... y que me salgan canas!! que hace que fomenten dicho apodo. Grrr Besotes Guapa!.

    ResponderEliminar
  18. Ja ja me pasa lo mismo con el polvo, yo muchas veces creo que es un poco obsesión. Muack

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado este post!! A lo mejor me sumo yo también a lo de hacer mi lista de odios confesables... jejejeje...
    Coincidimos en lo de la gente maleducada y en lo de señora... no me gusta nadaaaa!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. A mi me ocurre con lo del polvo, aunque si es solo una motita no importa. Pero buf. Cuando se empiezan a intuir varias motitas juntas y a entreverse un finísimo velo entonces ya si que me empieza a entrar el tic. Pero hay una cosa que aún odio más, y es que para mi compi pase tan felizmente desapercibido.. jajaja

    ResponderEliminar
  21. Jejejeje, coincidimos en todo excepto en la playa, a mí me encanta. A mí me llamaron señora en la playa al reventarme encima un globo de agua mientras tomaba el sol. Aunque suene triste también me fastidió más el señora que el frío y el golpe, que un globo de agua duele de narices. Un besín.

    ResponderEliminar
  22. jejejeje..muchas cosas en común. Yo ya superé lo de "señora"..que rabia me daba..jejejeje.
    Odio también con todas mis fuerzas a la gente maleducada..no soporto los empujones así por las buenas y las palabras malsonantes y lo del polvo en los muebles.jejejeje..genial.
    Saludos y hasta pronto

    ResponderEliminar
  23. Jajajajaja... me parto!!!
    Lo mismo me animo y yo también publico post de cosas que odia...;) Y muchas cosas en común...
    Besos
    by Ana Minaya

    ResponderEliminar
  24. voy tan retrasada con los blogs que mira por donde estoy leyendo aun tu blog!! :( me ha encantado lo del primer punto, voy a hacer lo mismo jajaja aunque me cueste, porque con los maleducados me entran ganas de liarme a puñetazos a veces jajaja pero seguire tu tactica =D

    pues lo del polvo,,, si vieras mi ordenador te da algo jajaja siempre pienso que tengo que pasarle el trapo y nunca lo hago!!

    y a mi tambien me da rabia que me llamen señora y tambien que me traten de usted, no lo soporto!! me saca de quicio, en serio!

    pues te copio el tag, me lo voy a guardar en mi lista jejeje

    un besito!

    ResponderEliminar
  25. ahahhahaha la sacaste del estadio con este post genial, a mi ni me pasan los maleducados ehehhehe. Excelente post besotes. Señoraaaaa ahahhaha eso duele y mucho a mi también me duele y no me acostumbro.

    ResponderEliminar
  26. Hola. coincido en varios de tus odios pero la gente maleducada y las que siempre están enfadadas no las soporto. Acabo de descubrir tu blog gracias al de Marta B. y me gusta mucho la variedad de temas que tratas. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar

♥ Gracias por tu comentario ♥

Que participes en mi blog y te comuniques conmigo llena este espacio de vida